…Sin embargo ¡ah sin embargo! Hay en el corazón de Sevilla (“hoy es siempre todavía”) un rincón umbrío a resguardo de soles y en olor de crecientes lunas donde luce la buena compañía: soledad de uno en común algarabía. Ya sabéis que os hablo de La Carbonería.

Isabel Escudero