A veces, nos metemos en líos, tanto en el go como en la vida real. Y necesitamos un milagro, un auténtico milagro para salir de la situación airosos. En la vida real es difícil, lo mejor es no crear situaciones que desemboquen en líos peligrosos, viviremos más y mejor. En el go hacen falta esos momentos, sino no sería tan divertido. Y a veces la armamos tanto que necesitamos no un tesuji, sino una jugada milagrosa, una jugada que haya nacido en Lourdes.

Esta es una de esas situaciones, y negro la soluciona con un movimiento fantástico, de esos que hacen que el tablero brille cuando se coloca sobre el tablero.

Negro mueve, y, ¡vive!