Siete pecados mortales


En el go, como en cualquier arte marcial, tu situación mental es una de las cosas más importantes para ganar o perder. No puedes jugar bien si estás nervioso. Trata de relajarte y estar calmado.

Incluso un jugador realmente fuerte comete errores cuando está nervioso. Blanco ha jugado 1, ¿qué ocurre si negro juega 2?

Nerviosismo

Precioso snapback que le mete con 3 a negro y blanco conecta. Todos los esfuerzos de negro por mantener recluido y matar a blanco no han servido para nada. Un error bastante sencillo que ocurre en algunas partidas, los más sencillos, los más típicos.

Nerviosismo2

Negro debería considerar su siguiente movimiento de una manera más sosegada. Blanco le amenaza del snapback, negro se cubre. Blanco no puede vivir,  es imposible que llegue a hacer dos ojos. Si blanco A, negro B y viceversa. Los errores estúpidos se pueden evitar si piensas calmadamente en el calor de la batalla.

Nerviosismo3

Fuente

No te sientas asustado cuando juegues contra alguien mejor que tú, el miedo es el mayor aliado de blanco.

Este es un ejemplo típico de como asustar a negro en una partida con nueve piedras de handicap. Cuando blanco juega 3 y 5 mucha gente se preocupa de que la piedra negra en el lado derecho está en problemas.

¡Buh! Dijo blanco

¡Buh! Dijo blanco

Así que negro asustado intenta hacer base con 6. Y continúa así con 8 y 10, asemejándose a un mono conejito regordete con colita de ponpón que huye de un zorro sin dientes.

¡Ay, ay! ¡Que me come!

¡Ay, ay! ¡Que me come!

El boshi que le pone blanco a negro es una jugada meramente psicológica, ya que las piedras de blanco son débiles. Sin embargo negro tiene a su alrededor muchas piedras para ayudarle. Así que nada de miedo, debe de patearle el culo a blanco por intentar matarle.

Una buena patada en la espalda, seguidas de meter presión hasta 10 es un buen contraataque.

¡Banzai! ¡Tora Tora Tora!

¡Banzai! ¡Tora Tora Tora!

Intentemos no tener miedo de nuestro oponente. El miedo suele aparecer cuando juegas contra alguien más fuerte, aunque a veces aparece ante jugadas completamente ilógicas que parece que nos atacan pero que se pueden castigar fácilmente. Cuando era un cacakyu ( ahora soy un cutrekyu ) jugaba contra mucha gente que me daba 9 piedras, y la verdad es que cada vez que veía el boshi me asustaba.

Ahora si me ponen un boshi, soy feliz. Porque sé que no tengo que tenerle miedo, él es débil y yo tengo a mi pequeño ejército preparado y colocado, solo tengo que atacar y preocuparme de conectar, él es el que está en problemas. Y si sale mal la cosa, sencillamente miraré lo que ocurrió y encontraré el punto en el que todo falló, aprenderé algo nuevo, para que algo así no vuelva a ocurrir.

Así que no tengáis miedo chicos.